Estudios de caso sobre sexting

Estudio de caso I

Mensajes de desconocidos

Situación
La madre de Janet quería estar en contacto con su hija de 10 años en caso de emergencia. Le dio a Janet su primer celular sin poner restricciones sobre a quién podía llamar o enviar mensajes. Janet estaba entusiasmada por tener un nuevo celular para conectarse con sus amigos y su familia.

Janet se suscribió a un servicio de mensajes que le enviaría su horóscopo a través de mensajes de texto y sabía que era un "buen" servicio porque algunos de sus amigos se habían suscrito.

Un día, Janet recibió un mensaje con una fotografía de un hombre desnudo de un número desconocido. Asustada y molesta, Janet le contó a su mamá y le dijo que ella "no había hecho nada malo". La madre de Janet también se disgustó por el mensaje y quiso prevenir que esto sucediera de nuevo. Llamó a la empresa telefónica y denunció el problema. La empresa le informó que el número probablemente había sido robado de la suscripción al horóscopo. Si bien Janet pudo quedarse con el celular, su madre comenzó a establecer reglas y utilizó herramientas de control parental para proteger a su hija.

Qué funcionó
Janet le contó a su madre inmediatamente cuando recibió el desagradable mensaje de texto con contenido sexual, lo que generó un diálogo abierto. Además, la madre de Janet respondió de manera apropiada llamando a la empresa telefónica para prevenir que otros números desconocidos contactaran a su hija. La empresa colaboró al informarle a la madre de Janet que existían opciones para controlar qué se puede enviar, recibir y descargar desde el celular de su hija.

Qué no funcionó
Antes de darle a Janet un celular, su madre debería haber establecido límites sobre qué se podía hacer con el aparato, sea con respecto a horarios, capacidades para comprar, etc. La madre de Janet debería haberle dicho a su hija que solo debería mandar mensajes de texto o llamar a personas conocidas. Además, Janet debería haberle pedido permiso a su madre antes de suscribirse a un servicio de mensajes de texto.

Lecciones

  • Establezca un acuerdo para que todos en su plan familiar comprendan qué es aceptable. Al crear estas reglas y alentar a sus hijos a hablar con usted si sucede algo malo, todos están a salvo.
  • Enséñeles a sus hijos a nunca darle su número a un desconocido. Además, ellos deben hablar con usted antes de suscribirse a cualquier servicio.
  • Utilice las herramientas de control parental, como el bloqueo de descargas, el bloqueo de números desconocidos, etc.
  • Sepa que sus hijos pueden mandar mensajes de texto y fotografías a través de aplicaciones que no utilizan la red de la empresa telefónica, de modo que tal vez debería limitar descargar esas aplicaciones.

Estudio de caso II

Demasiada confianza

Situación
A María le gustaba mucho John. Ambos tenían diecisiete años y estaban en el último año de secundaria. Se sentaban juntos en varias clases. Además, él siempre tenía alguna excusa para encontrarse con ella en los pasillos entre clases. Esto producía muchas sonrisas embarazosas y miradas a escondidas.

Ambos habían estado utilizando smartphones desde que tenían 13 años. Comenzaron a mandarse mensajes el uno al otro. Los mensajes comenzaron siendo inocentes. Emoticones. LOLs (riendo a carcajadas). Surgió un romance, y pronto John alentó a María a que le mandara fotografías "privadas", incluidas algunas de ella posando en ropa interior como si fuera una modelo de ropa interior.

María no sabía que John le estaba reenviando estas fotografías a Jimmy, su mejor amigo de 18 años. Por supuesto, Jimmy prometió borrarlas de su celular luego de verlas. Pero luego decidió publicar dos de las fotos en su página de red social. Las fotografías de María se difundieron rápidamente, primero entre los compañeros de clase y luego quién sabe a dónde. Los estudiantes comenzaron a burlarse de María. Cuando un maestro se enteró, el director de la escuela y el consejero llamaron a los padres de María, John y Jimmy para una reunión de emergencia.

Qué funcionó
Los padres de María, John y Jimmy se reunieron para determinar cuántas fotos inapropiadas se enviaron y cuáles se compartieron con Jimmy. Borraron tantas fotografías como pudieron y solicitaron a los padres de otros estudiantes que las eliminaran de sus páginas de redes sociales.

La escuela no pudo ayudar a eliminar las fotografías, pero condujo varias sesiones para estudiantes y padres sobre el riesgo del sexting (mensajes de texto con contenido sexual). Pidieron al fiscal del condado que participara de estos seminarios ya que el sexting entre un menor y un adulto, aunque sea consensual, viola las leyes de su gobierno local y se considera pornografía infantil. Afortunadamente, Jimmy no fue procesado, pero sí aprendió la lección.

Los padres de María buscaron las imágenes en Internet, y cada vez que encontraban una, le enviaban un correo electrónico a la persona para que la eliminara. Si bien no todos lo hicieron, la mayoría entendió que era embarazoso para María y accedió a borrarlas. Los padres trataron de "borrar" la reputación de María en Internet, ya que las universidades a las que había aplicado podrían buscar en Internet al momento de decidir a quién admitirían. María también tuvo sesiones semanales con el consejero para tratar el daño emocional que esta experiencia le había causado.

Qué no funcionó
María cometió el error de tomarse las fotografías y suponer que John respetaría su privacidad. Tampoco pensó en qué pasaría si estas fotografías se compartían, no solo con sus compañeros de clase, sino también en Internet. María deberá ser consciente de que estas fotografías podrían perjudicarla no solo cuando solicite la inscripción a las universidades, sino también cuando busque trabajo. John cometió el mismo error con Jimmy. Jimmy explicó que no se dio cuenta de las consecuencias, pero de todas formas lo suspendieron porque utilizó una computadora del colegio para subir las fotografías a su página de red social.

Lecciones

  • Enseñe a sus hijos que las promesas sobre privacidad a menudo se rompen. Aunque confíen en el destinatario, no hay garantía de que otras personas no verán las fotografías o los mensajes.
  • Explíqueles que hay leyes sobre enviar y compartir imágenes y mensajes con contenido sexual explícito que pueden arruinar la vida de los jóvenes.
  • Utilice el control parental para bloquear las fuentes de mensajes inapropiados. También puede monitorear los mensajes y las actividades de sus hijos con otra herramienta de control parental.
  • Una vez que se publican fotografías en Internet, es prácticamente imposible eliminarlas.
  • Como muchos adolescentes han aprendido, las consecuencias de una mala decisión pueden durar toda la vida. Por eso resulta tan importante que los padres enseñen a sus hijos la importancia de ser responsables sobre lo que comparten en la red.

News



Additional Resources

  • A Thin Line is MTV’s campaign against digital abuse. The website offers information on how to get help, support, spreading the word and facts about digital use and abuse.
  • Connect Safely is for parents, kids, educators and advocates and is user-driven.  
  • Family Online Safety Institute works to make the online world a safer place for kids and families. The website offers best practices, tools and methods to remain safe online.
  • FCC’s Parent’s Place offers information about how to improve your children's safety in today's complex media landscape, and what the FCC is doing to help.
  • LG’s TextEd provides information to help parents communicate more effectively about potentially harmful behavior such as sexting, sending or receiving threatening text messages, and many more relevant topics.
  • OnGuard Online is a coalition of federal government agencies and the technology industry that created Net Cetera to offer an online safety guidebook for parents to help them communicate with their children about using mobile phones safely and responsibly.
  • That’s Not Cool is a national public education campaign that uses digital examples of controlling, pressuring, and threatening behavior to raise awareness about and prevent teen dating abuse. That's Not Cool is sponsored and co-created by Futures Without Violence (formerly Family Violence Prevention Fund), the Department of Justice's Office on Violence Against Women, and the Advertising Council.